lunes, 4 de marzo de 2019

El Tabaco Y La Sal Factores De Riesgo Para El Reflujo Gastroesofágico



En un artículo publicado en la revista Gut, en su número de diciembre de 2004, miembros del Departamento de Cirugía del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, se plantean estudiar la relación entre el estilo de vida y el reflujo gastroesofágico sintomático (pirosis y regurgitación).

En un estudio caso/control, realizado en una población noruega, se compararon 3.153 individuos que habían padecido pirosis intensa y regurgitación durante los últimos 12 meses (definidos como casos) con 40.210 individuos sin síntomas de reflujo (definidos como grupo control). Se calculó el riesgo estadístico de padecer síntomas de reflujo en relación con la exposición al tabaco, alcohol, café, té, sal de mesa, fibras en la dieta y ejercicio físico.

Se encontró una asociación positiva, dosis/respuesta, entre el hábito de fumar y el reflujo, en comparación con los no fumadores; una asociación similar se demostró en aquellos que utilizaban en su dieta cantidades extras de sal en la mesa, en comparación con los que no tenían este hábito.

Como reducir el reflujo gastroesofágico


Los autores han encontrado una moderada asociación negativa entre el riesgo de reflujo y la exposición al café, al pan integral con elevado contenido en fibra y al ejercicio físico. Tomar café o té no afecta al riesgo de reflujo gastroesofágico sintomático.

Los autores concluyen que su amplio estudio en una población noruega aporta firme evidencia en apoyo de la hipótesis de que el hábito de fumar causa enfermedad del reflujo gastroesofágico sintomática, y alguna evidencia de que el pan con elevado contenido en fibras y el ejercicio físico protegen contra la enfermedad del reflujo gastroesofágico sintomático.

El estudio también aporta firme evidencia contra la hipótesis de que el alcohol causa enfermedad del reflujo gastroesofágico sintomático, y alguna evidencia contra la hipótesis de que el café y el té estén relacionados con el reflujo. Además, los autores afirman que su estudio genera una nueva hipótesis, la de que la sal utilizada ampliamente en la mesa pueda ser, a largo plazo, un agente responsable de la enfermedad por reflujo gastroesofágico sintomático.