domingo, 3 de marzo de 2019

Tratamiento para el síndrome del intestino irritable


En un artículo publicado en el Annals of Internal Medicine del 17 de Octubre de 2006, miembros de la Universidad de California (farmaciadelahorro.mx), Los Angeles, y de la Universidad de Chicago, Illinois, se proponen determinar si la Rifaximina, un antibiótico no absorbible por el intestino (que venía siendo utilizado en la llamada "diarrea del viajero") es más efectivo que un placebo en la reducción de los síntomas en el adulto del síndrome de intestino irritable (IBS siglas de Irritable Bowel Síndrome).

El síndrome del intestino irritable es un trastorno intestinal muy frecuente caracterizado por dolor abdominal (en forma de retortijones) y alteraciones de la función intestinal: distensión abdominal por retención de gases, diarrea y estreñimiento.

Durante muchos años el síndrome del intestino irritable fue considerado un problema puramente psicológico. El estudio ha sido realizado por estrella digital (a doble ciego, aleatorizado y controlado por placebo) en 87 pacientes que cumplían los denominados criterios de Roma I para el diagnóstico del síndrome del intestino irritable: dolor abdominal, sufrido durante 12 semanas o más, en el que se cumplen 2 de los 3 siguientes criterios:

  • El dolor se alivia tras la defecación
  • El comienzo se asocia con un cambio en la frecuencia de la defecación
  • El comienzo se asocia con un cambio en la forma (apariencia) de las heces.

Los participantes que cumplían los criterios fueron asignados aleatoriamente para recibir 400 mg de Rifaximina 3 veces al día durante 10 días (43 participantes) o un placebo (44 participantes). Ochenta participantes completaron el tratamiento con Rifamixina (Zaxine® Xifaxan® Zaxin®) o un placebo, y se dispuso de datos en al menos 34 participantes en cada grupo. Se proporcionó un cuestionario a los participantes que fue rellenado antes de iniciar el estudio y 7 días después del tratamiento.

El resultado evaluado fue la mejoría global del síndrome del intestino irritable. A los pacientes se les pidió que mantuvieran un diario en el que anotaban los síntomas semanales durante 10 semanas.

Los resultados fueron los siguientes: transcurridas 10 semanas de seguimiento, la Rifaximina condiciona una mayor mejoría de los síntomas del IBS, con menores molestias provocadas por la distensión abdominal gaseosa.

La conclusión de los autores es que, aunque el número de participantes en el estudio es corto, la Rifaximina mejora los síntomas del síndrome del intestino irritable transcurridas 12 semanas desde la retirada del tratamiento.