domingo, 23 de junio de 2019

El tránsito de los gases intestinales es más rápido estando de pie que acostado


En un trabajo publicado en la revista Gut, en su número del mes de julio de 2003, miembros de la Unidad de Investigación del Sistema Digestivo del Hospital General Vall d´Hebron, Barcelona, llegan a la conclusión de que la postura corporal ejerce una influencia significativa sobre la propulsión de los gases intestinales, de modo que su tránsito, y la consiguiente eliminación, es más rápido cuando el individuo está que pie que cuando está acostado.

Dado que los individuos que se quejan de distensión abdominal debida a la retención de gases suelen atribuir esta retención progresiva al periodo del día en que están habitualmente de pie, distensión que, según dicen, se resuelve al acostarse, los autores del estudio partieron de esta hipótesis.

Tránsito intestinal de los gases


El tránsito intestinal de los gases y su evacuación se aceleraría en la posición de decúbito supino (acostado). En consecuencia, decidieron probar si esta hipótesis era cierta comparando, en un modelo de investigación en el laboratorio con sujetos sanos, los efectos de la postura corporal -de pie en comparación con decúbito supino- sobre el tránsito de gases intestinales.

A ocho individuos sanos (3 mujeres y 5 hombres), con edades entre 21-28 años, se les introdujo gas, mediante un tubo de polivinilo colocado en el yeyuno, que era recogido con un catéter colocado en el recto.

En cada individuo se realizaron dos experimentos en diferentes días, separados al menos por un intervalo de una semana:

  1. Acostado en decúbito supino
  2. De pie con los brazos con los brazos apoyados en una mesa de 1,12 m de altura.


Se valoró el volumen de gas recogido por el catéter rectal, la distensión abdominal a nivel del ombligo y la percepción del sujeto sobre su distensión.

El resultado del estudio fue contrario a la hipótesis planteada, ya que se ha demostrado que el tránsito de los gases intestinales, y su evacuación, es más rápido en posición de pie que acostada. La más eficiente evacuación del gas en la posición de pie probablemente refleja una actividad motora intestinal que efectivamente lo propulsa con las fuerzas de resistencia pasiva.

Los autores concluyen que, de acuerdo con sus datos, este hallazgo implicaría que la posición de pie favorecería la evacuación del gas en los pacientes con retención gaseosa.

Sin embargo, dado que la investigación ha sido realizada en voluntarios sanos, los autores confiesan que no pueden ni afirmar ni negar esta presunción. No obstante, en los pacientes que se quejan de distensión abdominal sin causa aparente, el control reflejo de la propulsión de gas está alterado.

En consecuencia, es posible que la actividad motora refleja puesta en marcha en la posición de pie también falle en estos individuos y contribuya adicionalmente como un factor en la retención de gas.