martes, 16 de julio de 2019

Extractos del trébol rojo y síntomas de la menopausia


En un trabajo publicado en el número correspondiente al 9 de julio de 2003 de la revista Journal of the American Medical Association por miembros de las Universidades de California, San Francisco, Minnesota, Minneapolis, y Iowa, Iowa City, se llega a la conclusión de que los productos derivados del trébol rojo, utilizados en la Medicina alternativa para el tratamiento de los "sofocos" característicos de la menopausia, no tienen un efecto clínico importante.

El trébol rojo (Trifolium pratense) es una planta de flores rojas que contiene elevadas cantidades de isoflavonas, compuestos de estructura parecida a la de los estrógenos , que tienden a ligarse con los receptores de los estrógenos en el organismo, de modo especial con los receptores tipo beta, por lo que en principio parecen poseer un cierto efecto estrogénico.

La soja también contiene isoflavonas. Suplementos dietéticos que contienen isoflavonas de origen vegetal (conocidas como fitoestrógenos) se encuentran ampliamente extendidos en el mercado como tratamiento de la Medicina alternativa para los molestos síntomas de la menopausia, especialmente los "sofocos" u "oleadas de calor".

El hecho de que en Asia tan sólo el 10% de las mujeres con menopausia sufran "sofocos", comparado con el 70% al 80% de las mujeres occidentales, ha sido atribuido a la abundancia de soja en la dieta de las asiáticas.

Estudios sobre mujeres menopáusicas


El estudio ha sido realizado entre noviembre de 1999 y marzo del 2001 en tres centros médicos de los EE.UU. sobre 252 mujeres recientemente con menopausia (una media de 4,5 años desde el inicio de la menopausia que sufrían "sofocos" al menos 8,1 veces por día). Se excluyeron del estudio las mujeres vegetarianas y las que consumían productos derivados de la soja más de una vez por semana.

Después de 2 semanas tomando un placebo, 252 participantes fueron aleatoriamente asignadas a la administración de Promensil (un producto comercializado del trébol rojo a la dosis de 82 mg de isoflavonas por día), o de Rimosil (otro producto comercializado del trébol rojo a la dosis de 57 mg de isoflavonas por día) o de un placebo, y seguidas durante 12 semanas.

De las 252 participantes, 246 completaron las 12 semanas. La reducción en la media diaria de sofocos fue similar para el Promensil (5,1), para el Rimostil (5,4) y para el placebo (5,0). En comparación con el grupo placebo, la reducción en el grupo Promensil (no así en el grupo Rimostil) fue algo más rápida. La calidad de vida y los efectos adversos fueron similares en los tres grupos.

La conclusión de los autores es que transcurridas las 12 semanas la reducción de los sofocos fue modesta y similar entre las mujeres de los tres grupos. Aunque el estudio facilita alguna evidencia sobre efectos biológicos del Promensil, ninguno de los dos suplementos dietéticos (Promensil y Rimostil) posee un efecto clínico significativo sobre los sofocos u otros síntomas de la menopausia, cuando se comparan con los efectos de la sustancia utilizada como placebo.

lunes, 15 de julio de 2019

Genes y riesgo de infarto en Adultos Mayores que viven en la Ciudad de México


La revista Science publica online en Mayo de 2007 la identificación de una variante genética localizada en el cromosoma 9p21, cuya presencia incrementa el riesgo de padecer enfermedad coronaria e infarto de miocardio, realizada por dos equipos de científicos trabajando de modo independiente.

En el estudio realizado por investigadores de EEUU (Texas) y Canadá (Ottawa) éstos encuentran que una sección del ADN (conocida como alelo del cromosoma 9p21, adyacente a los genes supresores de los tumores CDKN2A y CDKN2B), se asocia con el desarrollo de una enfermedad cardiovascular.

El estudio realizado con una sofisticada técnica para detectar variantes en el análisis de los genomas sobre una población de 23.000 personas, demuestra que aquellos individuos que sólo tiene una copia (un alelo) de esta variante (heterozigótico) presentan un riesgo moderado de enfermedad cardiovascular con infarto.

Por el contrario, en aquellas personas con las dos copias de la variante del alelo (lo que sucede ente el 20% y el 25% de la población blanca) el riesgo se incrementa entre un 30% y un 40% comparado con los individuos que no poseen en su genoma esta variante genética.

En el estudio islandés (realizado por la empresa deCODE, en Reykiavik), también con colaboración norteamericana, se examinó la Agencia de Cuidadores y Enfermeras a Domicilio en DF de 17.000 personas y se encontró que más del 20% poseían dos copias de la misma variante genética.

Variante genética y su efecto a la presión arterial


En los individuos con las dos copias de la variante (lo que se conoce como homozigótico) el incremento del riesgo de infarto de miocardio es del 60%, comparado con el riesgo de aquellos que no presentaban ninguna copia.

Para el grupo islandés tener esta variante en las dos copias en el genoma, lo que supone un riesgo elevado de infarto de miocardio, se encuentra en un tercio de los hombres por debajo de los 50 años y de las mujeres por debajo de los 60 años.

La variante genética no parece afectar a la presión arterial, al colesterol ni a otros factores de riesgo conocidos de enfermedad cardiovascular, lo que sugiere que se trata de un nuevo mecanismo.

Dado que dos equipos trabajando separadamente encuentran evidencias del papel de la misma variante del gen en el riesgo de enfermedad cardiovascular, los autores concluyen que el riesgo de dicha variante es real. No obstante, también es evidente que se puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular mejorando el estilo de vida.